Ventajas e inconvenientes de trabajar desde casa

Hoy es posible trabajar desde casa. El desarrollo de la tecnología unido a la necesidad de reducir costes, han dado lugar a que el teletrabajo se haya convertido en una opción habitual.

Hay quien lo quiere ver como una situación ideal, sin embargo debes saber que tienen ventajas e inconvenientes.

Ventajas de trabajar desde casa:

Puedes diseñar un horario a tu medida
Teniendo en cuenta tus necesidades personales, te resultará más cómodo compatibilizar tu vida profesional con tu familia.
Al final del día se te va a valorar por tu productividad, no por las horas que estés sentado delante del ordenador.

Ahorro económico.
Evitas los desplazamientos y los consiguientes gastos en medios de transporte. Ya sea el coche propio o el transporte público.

Ahorro de tiempo.
No pierdes tiempo en los desplazamientos. Te libras de atascos, huelgas e imprevistos de la circulación. En cualquier caso, el tiempo dedicado al desplazamiento, lo ganas.

Evitas problemas con el jefe y con tus compañeros.
La convivencia en los trabajos te puede traer más de un problema, trabajando desde casa los evitas.

Aumenta tu productividad.
En tu casa puedes establecer las condiciones que más te convengan. Puedes diseñar un espacio para el trabajo en el que no existan ruidos, distracciones ni nadie que te interrumpa y así tu productiviad aumenta. En el trabajo te debes adaptar a cómo te hayan ubicado y las condiciones impuestas desde la propia empresa.

Desventajas de trabajar desde casa

Exige que seas muy disciplinado.
En casa es muy fácil despistarse. Para la mayoría de las personas, la casa es un lugar de descanso y relax. Si has trabajado antes fuera de casa, debes ser capaz de encontrar una disciplina igual a la que tenías cuando ibas a la empresa.

Es fácil distraerse
En casa hay muchas distracciones que no tienen que ver nada con el trabajo (tareas del hogar, ocio, etc,… ). Para que trabajar desde casa no termine siendo un problema, debes controlar todas estas distracciones.

El aislamiento
En casa no hay nadie que te supervise, el rendimiento depende de ti. No hay nadie que te ayude a marcar un ritmo y que , en cierto modo, te acompañe en la actividad. Muchas veces te vas a sentir aislado, pudiendo bajar tu estado de ánimo y rendimiento.

La productividad pura y dura
El trabajo desde casa implica que tu productividad y rendimiento serán los que hablen de ti. Nadie más te controla. Al final de un periodo de tiempo se verá si eres lo suficientemente productivo como para ser rentable para la empresa. Olvídate de excusas. En este sentido, trabajar desde casa puede ser más duro.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *