Reducir el estrés, consejos para estudiantes

El estrés es una respuesta de tu cuerpo a las exigencias tanto internas como externas. Se manifiesta de muy diversas formas:

  • ansiedad
  • angustia
  • abatimiento
  • molestias estomacales
  • presión en el pecho

Para un estudiante, los motivos por los que puede sufrir estrés, pueden estar relacionados con el estudio o con su vida personal (la pérdida de un ser querido es traumática para todo el mundo).

Centrándonos en los factores que provocan estrés a un estudiante, señalaríamos los siguientes:

1.Acumulación de cansancio.
Se puede unir una mala organización del estudio (desconocimiento de técnicas de estudio, pérdida de tiempo, distracciones, mala organización en general ), con una gran cantidad  de exámenes que preparar en poco tiempo.

Esto puede llevar a perder el ritmo normal del sueño al querer sacar horas del descanso para estudiar, llegando en poco tiempo al agotamiento.

2.Pesimismo frente a los exámenes.
Pensar que no se tiene la capacidad suficiente para superar algún examen, puede llevar a vivir la situación como algo estresante. Son las llamadas profecías autocumplidas.

3.No gustarte lo que estudias.
Ocurre, sobre todo, durante la carrera. Se eligen los estudios por agradar a otros (padres, amigos, sociedad) y se termina haciendo lo que no se quiere hacer.
Buscamos responder a las expectativas de terceras personas y olvidamos nuestros gustos, intereses y vocaciones.
El resultado lógico es que te cueste mucho sacar adelante las asignaturas y termines sufriendo estrés.

  1. Los profesores u otros compañeros.
    Un profesor que explica mal la asignatura te puede terminar por hacer la vida imposible. Al igual que ocurre en el trabajo, las relaciones con jefes y compañeros, pueden ser una causa de estrés.

Cómo afrontar el estrés siendo estudiante

1.Se consciente de que lo estás sufriendo.
Aunque parezca raro, un gran problema que plantea el estrés es que no te das cuenta de que lo estás sufriendo hasta que es tarde. Acumulas estrés sin percatarte de ello hasta que un día te das cuenta de que algo va mal y te sientes sin energía para estudiar.

2.Toma medidas.

  • Haz ejercicio físico.
  • No te aísles. Un grave error es entrar en un círculo vicioso y dedicarse únicamente a estudiar. Busca compañeros con los que compartir horas de estudio.
  • Ríete cada vez que puedas. La risa, al igual que el ejercicio físico, actúa directamente sobre tu organismo reduciendo el estrés.
  • Practica alguna técnica de relajación. (escucha música relajante o busca un lugar donde te encuentres a gusto y tranquilo)
  • Evita a compañeros negativos. Busca estar al lado de gente positiva que no vea la vida de color negro.

3.Optimismo.
No busque siempre lo negativo de las situaciones. En la vida se viven situaciones injustas que debemos aprender a superarlas.
Tampoco trates de anticipar las catástrofes. No pienses que vas a suspender muchas asignaturas, con ese tipo de pensamientos lo único que haces es atraer hacia ti lo que estás pensando.

4.Cuida tu alimentación.
Aunque se señalan muchos alimentos con alto poder para reducir el estrés, simplifica y usa el sentido común. Una dieta rica en verduras, cereales integrales, frutos secos, legumbres y pescados, te servirá no solo para el estrés sino para tu salud en general.

Evita comidas con grasas y excitantes.

5.Duerme lo suficiente.
7-8 horas al día.

6. Gestiona bien tu tiempo.
Aprende a distinguir lo urgente de lo importante.
Evita las distracciones e interrupciones.

Tienes la gran suerte de que tienes toda la vida por delante. Ahora estás a tiempo de rectificar lo que no va bien encaminado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *