Cómo utilizar tu marca personal para encontrar empleo

El mundo ha cambiado, ya no valen los criterios que hasta hace muy poco tiempo eran válidos para aprender y encontrar empleo. Los futuros profesionales del sXXI ya están aquí y han llegado para quedarse.

Cada vez nos planteamos más trabajar en algo que nos apasione, porque sabemos que le vamos a dedicar la mayor parte de nuestra vida al trabajo. Al final más que pensar en un puesto de trabajo, deberemos pensar en tener nuestras habilidades disponibles para aportar nuestros conocimientos a diferentes proyectos con los que poder ganarnos la vida.

En este contexto, la búsqueda de empleo da un importante giro. Ya no vale con acumular títulos y presentar tu candidatura a las diferentes ofertas de trabajo, se empieza a ver la necesidad de tener una marca personal.

“Algunos todavía piensan que el CV es algo que se escribe, se imprime y se manda por carta. NO, tu CV está en la red y quien quiera contratarte o quien quiera pensar en ti para una oportunidad profesional de algún tipo se va a meter en la red y mirar qué has hecho, sobre qué has escrito, dónde está esa marca en la red. Ésta es la inversión que realmente vale la pena hacer” E. Dans

¿Qué es la marca personal?

La marca personal es lo que te permite diferenciarte del resto de los profesionales de un sector determinado. Es lo que te hace único a los ojos de los que te pueden ofrecer un trabajo o colaborar en un determinado proyecto.

La marca personal está estrechamente vinculada a la aparición de los blogs y las redes sociales (2.0). Ahora tenemos la posibilidad (obligación) de demostrarle al mundo lo que podemos hacer.

Igual que si fuéramos una empresa, debemos tener una estrategia de marketing (personal branding) para que los demás nos perciban como nosotros queremos que nos vean.
Aunque tengas una determinada habilidad o competencia, si los demás no lo perciben claramente, te resultará muy difícil que te busquen para un determinado proyecto (ver el video del final del post).

Importancia de la marca personal

Tener bien definida una marca personal te permite que los demás te vean como una persona que dispone de las habilidades suficientes para desempeñar un determinado trabajo.

Puedes ser un experto, una autoridad en un determinado campo, o simplemente una persona que ha sabido diferenciarse del resto de profesionales que, a la postre, van a competir contigo por trabajar en ese proyecto o trabajo.

La marca personal te abre la posibilidad a:

  • trabajar en lo que te apasiona.
  • conocer personas y profesionales interesantes para ti
  • tener tu propia independencia económica

¿Cómo se construye una marca personal?

En primer lugar, debes mirar hacia ti mismo. Debes encontrar algo que te apasione y que sepas hacer muy bien; aquello en lo que siempre has soñado que sería tu trabajo ideal.

En segundo lugar, debes elegir los medios adecuados para tu marketing personal. Lo más inmediato sería tener un blog personal centrado en el nicho de mercado que quieres explotar y usar las redes sociales (Linkedin, twitter, Facebook, Youtube).

Puedes crear una comunidad en la que los demás te vean como una autoridad, algo que solo se consigue con esfuerzo, dedicación y tiempo, pero que merece la pena a largo plazo.

Otros medios serían dando conferencias o escribiendo un libro. Vale cualquier cosa que te haga visible y te diferencie, posicionándote como un experto en un determinado nicho.

¿Por qué es tan importante cómo te ven los demás?

Este es un caso real que te puede ayudar a entender lo importante que es tener un buen plan de marketing personal y que ya no basta con tener conocimientos, habilidades y destrezas.

No vemos más de lo que esperamos ver.

Nuestras nociones estereotipadas bloquean una visión clara y desplazan a la imaginación. Esto sucede sin ningún tipo de alarmas que suenan, por lo que nunca nos damos cuenta que se está produciendo. No hace mucho, un hombre se sentó en una estación de metro en Washington DC y comenzó a tocar el violín.
Era una fría mañana de enero. Interpretó seis piezas de Bach durante unos 45 minutos. Durante ese tiempo, ya que era hora punta, se calcula que miles de personas pasaron por la estación.
Un hombre se detuvo por unos segundos y luego se apresuró a cumplir con su horario. Un poco más tarde, una mujer arrojó un dólar en la caja y sin detenerse siguió su camino. La primera persona que prestó verdadera atención fue un niño de 3 años. Sin embargo, la madre lo sacudió y el niño siguió caminando girando la cabeza hacia atrás todo el tiempo. Esta acción fue repetida por varios niños. En los 45 minutos que el músico tocó, sólo los niños al parecer querían detenerse y escuchar.
Cuando terminó de tocar y el silencio se hizo cargo, nadie se dio cuenta. Nadie aplaudió, ni hubo ningún reconocimiento. Nadie lo sabía, pero el violinista era Joshua Bell, uno de los mejores músicos del mundo. Él tocó una de las piezas más complejas jamás escritas con un violín valorado en 3,5 millones de dólares. Dos días antes de su experiencia en el metro, Joshua Bell agotó las entradas en un teatro en Boston, aun cuando el costo promedio de cada asiento era de 100$.
La presentación de Bell tocando de incógnito en el metro fue organizada por el Washington Post como parte de un experimento social. Como estaba tocando en una estación del metro, la gente suponía que era un músico callejero tocando a cambio de propinas y no prestó atención a su música. Ellos vieron y escucharon lo que esperaban ver y escuchar a un músico callejero. Demos las gracias a la conciencia despierta de los niños que les decía que estaban escuchando música extraordinaria.
Fuente: “Pensamiento creactivo. M. Michalko Pg. 136″

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *