Cómo superar la procrastinación gracias a la motivación

Entender bien el origen y las razones de la procrastinación te ayudarán a superarla. Si embargo, debes saber que la procrastinación y la motivación juegan a la inversa el uno con respecto al otro:

motivacion

Cuando tu motivación es alta, tu procrastinación será baja.
Cuando tu motivación es baja, tu procrastinación será alta.

El factor clave es la motivación. Debes descubrir todas las formas posibles de motivarte cuando estés delante de una tarea. Para ayudarte te puedes servir de este mapa mental donde aparecen todas las necesidades humanas, todo aquello que te motiva, en definitiva.

Necesidad de certidumbre.
Es básico sentir que podemos concluir la tarea que nos hayamos propuesto. Si te han encargado una tarea y crees que es imposible finalizarla con éxito, tu motivación será muy baja y procrastinarás.

Necesidad de incertidumbre.
Aunque puede parecer una contradicción con la anterior, a veces nos puede estimular y motivar mucho más un reto que no sabemos si lo lograremos que uno que nos parezca aburrido por tener la completa certeza de que lo conseguiremos.

Necesidad de crecimiento.
Tienes que percibir la tarea que te propones llevar a cabo como algo que te hará crecer tanto a nivel personal como profesional. Tu motivación es alta cuando sabes conectar el esfuerzo que exige el trabajo a realizar con la recompensa de crecer.

Necesidad de contribución.
Si percibes que lo que haces ayudará a otras personas o la sociedad en general, te sentirás más motivado y no retrasarás el comienzo.

Necesidad de importancia.
Observa lo que pasa cuando te fijas unas metas altas, es como si tu cuerpo se llenará de energía. Cuando sueñas con unos elevados objetivos tu motivación aumenta. Sentir que lo que tienes que realizar te ayudará a conseguir unas grandes metas te motivará y difícilmente procrastinarás.

Necesidad de disfrute.
Si te sientes a gusto y disfrutando con lo que haces no caerás en a trampa de la procrastinación. (Recuerda lo que decíamos sobre el origen de la procrastinación).

Necesidad de libertad.
Cuando sientes que la tarea te agobia, estresa o cansa, es fácil que la pospongas y no te enfrentes a ella. Hay muchas maneras de hacer las cosas sin caer en esas sensaciones negativas (programando descansos, aprendiendo técnicas para ser más productivo, en definitiva).

Necesidad de relevancia.
Lo que te propones hacer, debe estar conectado con tus propósitos y metas vitales. Sólo así conseguirás tener un alto nivel de motivación. Te deberás preguntar si esa tarea que te propones empezar te conduce a tu verdadera meta final.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *