Cómo recordar el nombre de una persona

recordar el nombre de una persona

La palabra que más nos gusta escuchar es nuestro propio nombre. A todo el mundo le gustan que le llamen por su nombre. Recordar el nombre de una persona es una habilidad que te puede dar más beneficios de los que te imaginas.

Recordar el nombre de una persona te servirá para :

  • ganar puntos en una entrevista de trabajo.
  • tener mejores relaciones con tus nuevos compañeros (estudio o trabajo).
  • aumentar eficazmente tus amistades.

Si eres de las personas que olvidan con facilidad los nombres de las personas que te presentan, debes tomar conciencia rápidamente de lo importante que es aprender una técnica que te permita mejorar esta habilidad social.

Son varios los puntos que debes tener en cuenta:
1.Recordar el nombre de una persona es importante.
Si no recuerdas cómo se llama alguien, parece que no le has dado importancia; se puede sentir, en cierto modo, despreciado.
Piensa en cómo te sientes tú mismo cuando no se acuerda nadie de tu nombre.

2.Escucha atentamente.
Cuando te presenten a alguien, esfuérzate por escuchar y no despistarte. Es imposible recordar algo a lo que no se le ha prestado la atención suficiente.
Como en el caso anterior, la persona puede sentirse menospreciada.
¿Se te olvidaría el nombre de una chica (o un chico) físicamente despampanante cuando te lo presentan? Lo más seguro es que no. Ocurre así porque prestas la atención suficiente.

3.Si no lo has escuchado bien, puedes pedir que te lo repitan.
Nadie se va a molestar, más bien al contrario. Demuestras que es importante para ti saber el nombre de esa persona.

  1. Repite el nombre.
    Si te acaban de presentar a un chico que se llama Esteban, puedes formular alguna oración que incluya su nombre: “encantado de conocerte, Esteban”.
  2. Asociarlo con otras personas.
    Piensa en otra persona que conoces con el mismo nombre y crea en tu mente una imagen en la que aparezcan juntos. Puedes asociarla  con alguien famoso.
    Imagínate que te presentan a un tal Fernando. Para recordar su nombre te lo puedes imaginar montado en un coche con Fernando Alonso. Esta imagen mental te ayudará a recordar el nombre.
  3. Asociar el nombre con objetos, plantas o animales.
    Aquí puedes usar métodos muy creativos y diferentes. Unos te resultarán más fáciles que otros. Elige el que mejor se adapte a tu forma de pensar.

Siempre debes crearte una imagen mental en la que aparezca claramente la asociación; cuanto más chocante, chirriante e impactante sea la imagen, tanto mayor será el efecto.

Algunos ejemplos:
Con el nombre de un animal o planta con el que tenga letras coincidentes:
Ricardo (te lo puedes imaginar sentado encima de un cardo)

A veces el nombre nos lo pone fácil:
Rosa, Margarita o Jacinto son fáciles de asociar con su respectiva planta.

Buscando una rima:
Si te presentan a un tipo alto que se llama Serafín, puedes usar para recordar su nombre :”Serafín, el chico sin fín”.

  1. Asociar el nombre con un rasgo físico de la persona.
    Discretamente, sin que se note, debes buscar un rasgo físico en su cara o en su cuerpo que resulte distintivo.
    Si te acaban de presentar a Isabel y es una chica con la nariz aguileña, puedes recordarla como “Isabel, la de la nariz de perdiz”. (Obviamente, procura que la persona en cuestión no se entere de estas reglas, podría ofenderse.)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *